No existe tal cosa como un “padre perfecto”.

Artículo #8

Introducción

Este es un artículo personal y puede llegar a ser muy controversial. No tiene fundamentos específicos o estudios de universidades prestigiosas. Este artículo viene desde la propia perspectiva de 2 jóvenes, 3 adultos y padres y unas cuantas personas entrevistadas. ¿Por qué lo estamos colocando? Porque es natural, honesto y va con nuestro objetivo de mejorar las conexiones humanas y familiares.  Empezamos este artículo con el sentimiento de plenitud que todos buscamos…

La plenitud viene desde adentro…

Constantemente escucho la preocupación de “No sé si soy una buena mamá o no sé si soy un buen padre”. Esto me preocupa, pues va de la mano con la constante búsqueda de la conformidad, el perfeccionismo y la falta de interés en el crecimiento personal para una mejor sociedad. Si fueran un papá perfecto, simplemente no existiría un incentivo mayor para aprovechar los momentos con los hijos, experimentar juntos, vivir aventuras nuevas, crecer con ellos, motivarse a ser mejores, etc. La plenitud de la vida viene desde adentro, dejemos de buscarla en lo exterior. Ni los hijos, ni el matrimonio, ni la soltería, ni nadie va a poder darte ese sentimiento de plenitud a menos que tu lo descubras primero.

Para ser un padre perfecto tienes que ser una persona perfecta…

Esto es simplemente imposible. Para muchos el sentido de la vida es encontrarle sentido a la vida y con esa simple afirmación, aceptamos que todos llegamos a tener luces, sombras, miedos y valores. Somos imperfectos y eso es lo que demuestra la perfección de nuestra vida y como seres imperfectos que somos hacemos con nuestros hijos, simplemente, lo que podemos. Sí, lo que podemos de la mejor manera que podemos.

Tú enfócate en ti…

Parece algo egoísta y muchas veces como un afirmación egocéntrica, pero ¿Cómo es posible hacer que otros estén bien o cómo hacer para que mis hijos estén bien si tu no lo estás? Es simplemente imposible. Muchas veces nos enfocamos tanto en que esas personas estén bien que nos olvidamos que el ejemplo o el “caminar la charla” es lo más importante, pues aunque les digamos todas las cosas que deben hacer o las cosas importantes que deben tener en su vida, si nosotros no las hacemos también de nada les sirve escucharlas. Ninguna palabra o frase les impactará tanto como tus ejemplo, así que para que ellos estén bien, tú debes estar bien. Tú enfócate en ti, en sentirte pleno. Desde esa plenitud podrás ofrecer y recibir amor: sin reproches y sin cargarle la responsabilidad de tu vida a nadie. Parece egoísta y muchas veces preferimos ignorar este tema, pero en esta plataforma estamos convencidos que la honestidad y los puntos de vista son válidos. Al final, lo que estamos buscando es retar las conexiones humanas y familiares y eso comienza con retarte a ti principalmente.

No te pongas una máscara…

Muchas veces, con toda la buena intención del mundo, los padres se colocan máscaras para que sus hijos eviten verlos cansados, agotados, alejados, molestos o insatisfechos. No cabe duda que lo que tienes por tus hijos es amor y amor puro, pero ese amor nace también de las cosas que muchas veces ocultamos. Definitivamente tampoco queremos que los hijos nos vean como un ogro enojado o una regañona que grita todo el día. Como todos, no puedes ser perfecto o perfecta, pero eso está bien y esta también bien que tus hijos lo vean así. No ocultes quien eres o cómo te sientes. Al acepter que no eres un padre perfecto, podrás gozarte de cada etapa un poco más, pues estarás más tranquilo o tranquila, incluso la paciencia se incrementa y al gratitud hace que nuestra vida se sienta más plena. Así como a todos, primero se te dió el título y estás cursando la carrera en el cmaino. Aprende de tus errores, perdónate y piede perdón. Agradece no solo lo que tienes, sino quién eres, pues estás en un camino de cambio y estoy seguro que con cada error, fracaso, ganancia o logro seguirás creciendo y mejorando. De esto se trata la vida, disfruta de esta aventura tan grande de ser un papá o una mamá imperfecto.

Mis recomendaciones

  1. Para estar en plenitud y en paz, es importante cuestionarnos y valorar el proceso por el cual estamos pasando. Llevar un diario de gratitud puede convertirse en uno de los mejores hábitos, pues te permite valorar las pequeñas cosas, lo que realmente es esencial y así evitar enojarse por problemitas o por cosas que no tendrán un efecto mayor en tu vida.
  2. Te recomiendo que descargues la aplicación “One second a day” pues te permitirá grabar un video diario de un segundo de cualquier momento y ver a final de año, la película de tu vida y de tu camino de mejora continua, siempre valorando lo más importante en tu vida que son tus hijos.
  3. Explora y habla con ellos de estos temas. Explícales a ellos que jamás podrás ser un padre perfecto, pero que siempre buscarás darles lo mejor que puedes pues generan el mayor sentimiento de felicidad y plenitud en tu vida.
  4. Te recomiendo mucho ver el video que se encuentra en nuestros videos recomendados llamado “Todo padre debería ver este video con sus hijos”. Te dará otra perspectiva de por qué los padres perfectos no son aquellos que usan máscaras para ocultas sus imperfecciones, sino que los padres perfectos son aquellos que trabajan en sus imperfecciones.

Sin más que agregar, te quiero agradecer por tu tiempo para leer este artículo y espero tus comentario…

Fuentes de información

Escrito y redactado por Gabriel Bardales (2020)