5 claves para manejar los berrinches

Artículo #10

Los berrinches son manifestaciones de los niños  al sentir frustración, ira, miedo o tristeza.

Las conductas típicas de tu hijo cuando hace una rabieta son gritar, llorar, patear, tirarse al suelo o incluso darse golpes a sí mismo. Tu pequeño suele recurrir a este tipo de conductas para llamar tu atención, protestar por algo que le quitaste o escapar de una situación que no le agrada.

1.En tu tarea por enseñar disciplina con amor observa a tu niño para identificar en primera instancia la causa posible del por qué del berrinche: frustración, algo que se le quitó, ira, hambre, sueño o si más bien solo es manipulación.

2. Llévalo a un lugar seguro en el que se pueda desahogar. Abrázalo, cárgalo y sácalo del sitio donde inició la rabieta. A esta técnica se le conoce como “tiempo fuera”. Hazle entender que estará ahí hasta el momento que se sienta más tranquilo.

3. Háblale mientras se desahoga. Esta es una manera de educar en valores pues le transmites que entiendes su molestia, pero que solo le prestarás atención cuando se calme. Esto ayuda a los niños a distinguir sus sensaciones y emociones durante y después del berrinche. En su momento, él o ella aprenderán a expresarse cuando sientan frustración.

4. Apenas notes que su estado es de calma, felicítalo. Aprovecha para describirle la sensación de bienestar que tiene en ese instante. Dile: “estabas muy bravo y te sentías mal, ahora estás tranquilo, te sientes mejor, ¿verdad? Ya todo pasó”.

5. La disciplina con amor incluye mantener la calma a la hora de hablarle, de lo contrario, todos, incluidos niños y padres, entrarán en una lucha de poder. Los más pequeños recurren a todo tipo de rabieta para llamar la atención de quienes lo rodean.Háblale con voz suave y muéstrale a tu hijo que no vas a permitir que su comportamiento te afecte. Te mantendrás relajada. Si tú gritas, él grita.

Nuestras recomendaciones:

  • No le des a tu hijo lo que pide. Tiene que entender que su petición es inaceptable.
  • Déjale que grite y llore en un lugar seguro. Se cansará y se calmará.
  • Ten paciencia y constancia. No caigas en agresiones físicas contra él o ella. Si pasa por tu mente, salte a respirar y regresa luego.
  • Póngase de acuerdo con su niñera, maestra de la escuela u otra persona que lo cuide para que manejen los berrinches con la misma técnica que utilizas. Si tú como su mamá decides una cosa y otro adulto la anula, el niño entenderá que contigo puede montar un “show”.

Fuentes de información

El artículo fue escrito y estudiado por la psicóloga Zulme Lomelli Pérez se puede acceder al artículo aquí.